Cada vez más personas están preocupadas por el aumento de los precios de la energía. ¿Cómo satisfacer sus necesidades energéticas sin pagar de más? Esta es la pregunta en boca de todos. Los testimonios continúan fluyendo en Internet. Entre ellos, en España, una mujer hizo una revelación sorprendente. Su consejo para ahorrar 150 euros en la factura mensual se hizo viral rápidamente. ¿Por qué no inspirarse en él?

factura alta

pinterest-logo

Factura alta – Fuente: spm

¿Necesita un consejo para reducir las facturas?

Debido a la crisis energética, varios gobiernos han comenzado a adoptar medidas para ahorrar energía, limitar el precio del gas natural y estimular el uso de energías renovables. Por su parte , los ciudadanos también buscan todo tipo de fórmulas  para reducir la factura de la luz. Tomemos el caso de la ducha, por ejemplo, que forma parte de un imperativo ritual de higiene en todos los hogares. En invierno, nadie se aventura a darse una ducha fría. Sin embargo, cuanto mayor sea la temperatura, mayor será el consumo de energía.

Para evitar este problema, una mujer encontró una alternativa inteligente. Es dentro del programa de televisión española “Espejo Público” donde la Sra. Pilar explica que ha conseguido ahorrar entre 100 y 150 euros al mes en su factura de la luz. La mujer detalla una serie de precauciones que toma a diario: entre las que destaca desconectar los electrodomésticos cuando sale de casa, cocinar con vitrocerámica una vez a la semana, usar bombillas de bajo consumo y hacer su propio detergente. Pero, entre todos sus trucos para gastar menos energía y ahorrar dinero, hay uno que llamó especialmente la atención de los espectadores.

“Dos duchas a la semana son suficientes”

Calentar el agua de la ducha

pinterest-logo

Calentar el agua de la ducha – Fuente: spm

En Canal Nacional de España, la mujer confiesa que solo se duchaba dos veces por semana. “  Tampoco es bueno ducharse todos los días. Dos duchas a la semana son suficientes ”, insiste. explicó Pilar. También admite que el hecho de no tener más hijos bajo su techo también le ha permitido ahorrar algo de dinero. “  Antes me duchaba dos o tres veces al día ”, dijo.

Sin duda, relajarse en la ducha después de un largo día de trabajo es probablemente una de las cosas más agradables. Los baños diarios no son malos en sí mismos, siempre que sean cortos, porque el exceso de agua puede resecar la piel con el tiempo. Sin mencionar que también consume mucha energía y sus facturas solo se incendiarán, especialmente si usa la calefacción de la casa además de eso. Por lo tanto, por todas estas razones, sería mejor limitarse a dos o tres duchas por semana.

Además, también es recomendable reducir el uso de productos de ducha que puedan causar irritación en la piel, ya que tienden a degradar la capa lipídica que nos protege. Finalmente,  el agua en sí misma a temperaturas muy altas puede volverse dañina para el cuerpo. De hecho, el agua demasiado caliente seca la piel y desequilibra la composición de la epidermis. Su acción es nociva ya que limita el papel de las proteínas grasas y los aceites naturales que protegen la piel de las agresiones externas. Para evitar debilitar la piel o hacerla demasiado vulnerable, generalmente se recomienda usar agua tibia, entre 30 y 37 °C. Es especialmente importante evitar que el agua de la ducha o del baño supere los 37°C. Similar a la del cuerpo humano, esta temperatura del agua no solo es más saludable para la circulación sanguínea, sino que también ahorra dinero en la factura a fin de mes.