Press ESC to close

Trucos muy sencillos de la abuela para quitar las manchas de óxido del inodoro en tan solo 5 minutos

Las marcas amarillentas de óxido en las tazas del inodoro son particularmente antiestéticas y, a menudo, se temen al limpiarlas, ya que parecen estar impresas firmemente en el material. Afortunadamente, es posible eliminarlos en 5 minutos gracias a trucos de abuela muy simples.

A nadie le gusta ver una taza de inodoro  arruinada por manchas de óxido  y ese es un problema bastante común en los baños. Para que estas marcas desaparezcan, te sugerimos que pruebes estos métodos de limpieza rápidos y fáciles.

¿Por qué se oxidan los inodoros?

Es simple ! Cuando el agua (que contiene una cantidad importante de hierro) entra en contacto con el oxígeno, se forman manchas marrones. Y así, aparece óxido en la taza del inodoro.

inodoro limpio

pinterest-logo

Baños limpios – Fuente: spm

Técnicas rápidas y efectivas de limpieza de manchas de óxido en el inodoro

Para recuperar el aspecto inicial de la taza de tu inodoro,  no es necesario ser enérgico en la limpieza  y para ello, olvídate de la clásica combinación de agua y líquido lavavajillas. Esto es lo que le ofrecemos en su lugar:

– Ácido oxálico para eliminar restos de óxido de los inodoros

Usualmente usados ​​para renovar la madera, los cristales incoloros llamados ácido oxálico o sal de acedera se usan a menudo para blanquear textiles y cuero, y aún más impresionante, para  restaurar el mármol amarillento . Para eliminar las marcas de óxido en la taza del inodoro, este es el producto al que apuntar . Antes de usarlo, es mejor protegerse con guantes y gafas y también preferir ventilar la habitación. Una vez hecho esto, solo tendrás que diluir 10 ml en 90 ml de agua o más dependiendo del óxido presente en tus inodoros. Vierta la solución en las áreas manchadas y luego frote con el extremo áspero de una esponja o un cepillo de dientes viejo para limpiar las esquinas difíciles de alcanzar.

– Quitar las manchas de óxido de la taza del inodoro con ácido clorhídrico

Cabe señalar desde el principio que es absolutamente necesario  el uso de guantes y mascarilla o gafas protectoras  porque el ácido clorhídrico en contacto con la piel podría provocar quemaduras e irritaciones. Con esta precaución en mente, puede usar el producto como se describe en la punta de ácido oxálico.

– Quitar las manchas de óxido de la taza del inodoro con ácido cítrico

El ácido cítrico se puede encontrar en forma de polvo en las farmacias. También puedes utilizar limón y otros cítricos que lo contengan. Combinado con la capacidad abrasiva del bicarbonato de sodio, el ácido cítrico es un ingrediente de elección cuando se trata de eliminar las manchas de óxido. También puedes  frotar la zona manchada con medio limón,  cuya parte cortada se cubre con bicarbonato de sodio y sal gruesa. Luego deje actuar durante 15 minutos o más y luego enjuague con un paño húmedo.

limón sal limpio sanitario

pinterest-logo

Limón y sal para limpiar los sanitarios – Fuente: spm

Si el óxido parece estar muy presente, prepara  una pasta a base de bicarbonato de sodio y jugo de limón  y aplícala en las partes afectadas. Para garantizar la descomposición de las partículas de óxido, puede cubrir la pasta con una película de plástico para que conserve su humedad.

– Cremor tártaro para acabar con manchas de óxido en el inodoro

Otro buen removedor de óxido es la crema de tártaro, que es comúnmente utilizada por los panaderos. Para usarlo, rocíe el producto en las partes oxidadas de su inodoro u otros accesorios como lavabos y bañeras y luego use un cepillo de cerdas de nailon humedecido para fregar. También puedes usar un cepillo de dientes viejo, especialmente para las áreas difíciles de alcanzar.

También puede convertirlo en una pasta  como lo haría con bicarbonato de sodio o polvo de ácido cítrico.  Aplíquelo en la taza del inodoro, deje que el producto actúe y luego, como en el consejo anterior, cubra la masa con una película adhesiva para mantener el producto húmedo.

– Utilice los llamados abrasivos “suaves”, como la sal de mesa

Los abrasivos suaves son útiles ya que descomponen la suciedad, el óxido y otros elementos no deseados sin dañar la superficie de porcelana. Vienen en forma de sal o bicarbonato de sodio.

Para usarlos, comience  humedeciendo la superficie a tratar y luego aplique sal,  bicarbonato de sodio o cualquier otro abrasivo suave. Deje actuar el producto unos minutos, luego enjuague con un paño humedecido en agua limpia y seque con otro paño de microfibra.

Con esta panoplia de trucos de la abuela, ya no hay razón para temer las marcas de óxido que, en última instancia, pueden eliminarse con bastante rapidez.