Tu frigorífico es el caldo de cultivo de la humedad, que suele ser la responsable de la aparición de moho y malos olores. Cuando se ve invadido por una cantidad de humedad claramente visible en su interior, es una prueba de que no es capaz de equilibrar la temperatura y que incluso puede estropear ciertos alimentos. Para solucionar este problema común, te vamos a presentar un truco infalible. Y hasta ahora desconocido, ya que implica el uso de trapos en el dispositivo. Sí, los mismos que usas a diario para limpiar varios artículos de cocina. ¡Esta solución insospechada simplificará su tarea!

Trapos, nunca te quedas sin ellos en casa. Son útiles e imprescindibles en la vida cotidiana. Sin embargo, tienden a estar sobre el mostrador, sobre el fregadero o simplemente clavados en un gancho en la esquina. Sin embargo, estos retazos de tela te pueden servir de improviso en la nevera. Nunca hubieras imaginado que sería útil instalar un paño dentro del propio frigorífico, ¿verdad? Prueba rápidamente este truco muy práctico que solucionará muchas cosas.

¿Por qué se deben guardar los trapos en el refrigerador?

harapos

pinterest-logo

Paños – Fuente: spm

Los paños  usados, si no se enjuagan bien y se cambian con regularidad, se convierten rápidamente en una fuente de bacterias  y microorganismos. Ciertamente, como estos últimos proliferan más fácilmente con el calor, guardar los trapos en la nevera no sería mala idea. Pero, la razón por la que estás motivado para hacerlo es muy diferente. En realidad, es bastante obvio, pero tal vez la mayoría de ustedes nunca le hayan prestado atención.

refrigerador

pinterest-logo

Nevera – Fuente: spm

En verdad, estos limpiadores y amigables con el medio ambiente, están hechos de un material altamente absorbente. Por tanto, es especialmente adecuado para eliminar el exceso de humedad que a menudo se acumula en el frigorífico. Simplemente colócalos en los estantes para que absorban de forma natural toda esa humedad, favoreciendo así una mejor conservación de los productos alimenticios, especialmente frutas  y verduras .

Tenga en cuenta que los estantes no son necesariamente adecuados para estos alimentos. Y esto por varios motivos: en primer lugar, el frigorífico se ensucia muy rápido, por lo que los restos de comida pueden estropearse o contaminar otros productos. Por otro lado, las frutas y verduras colocadas sobre una superficie húmeda o, a menudo, mojada pueden pudrirse gradualmente sin previo aviso. Es por esto que la solución de trapos resulta ser la más acertada.

Sobre todo porque la técnica es muy sencilla: en lugar de meter los productos directamente en la nevera, colócalos sobre el paño. Así, evitará cualquier posible contaminación por absorción de humedad o cualquier desbordamiento de líquido. Y es un gran ahorro de tiempo, ya que no necesitarás limpiar el refrigerador. Bastará con sustituir el paño por otro, limpio y seco.

¿Por qué tienes que poner una esponja ordinaria en el refrigerador?

esponja en nevera

pinterest-logo

Esponja en la nevera – Fuente: spm

Otro truco muy interesante que también vale la pena el desvío: poner una esponja dentro del refrigerador. ¿Cómo será útil? Te ayudará a organizar mejor los productos dentro del electrodoméstico y a evitar el desperdicio de alimentos. Concretamente, simplemente servirá como un estante adicional, porque como todos saben, ¡nunca hay suficiente! Como beneficio adicional, puede instalar sobre todo los productos que probablemente se estropeen rápidamente.

¿Sabías que el congelador puede contener algo más que comida?

Poca gente lo sabe, pero puedes integrar perfectamente objetos, que no sean productos alimenticios, en el congelador. ¿Un ejemplo inusual? Si congelas tus zapatos durante 24 o 48 horas, puedes estar seguro de que eliminarás los malos olores con mucha facilidad. Es incluso más eficaz que simplemente lavar. No hay miedo a que la suela se deforme o se salga. Gracias a sus bajísimas temperaturas, el congelador también es una forma eficaz de combatir el moho  que  se pega a los zapatos. Quién lo hubiera pensado, simplemente manténgalos adentro durante 2 o 3 días para matar todas las esporas de hongos.

Del mismo modo, ¿alguna vez has considerado poner tu par de jeans favoritos en el congelador? La idea puede parecerle absurda, pero sin embargo es juiciosa. Para garantizar la longevidad de estos pantalones, los expertos recomiendan limitar el lavado a favor de una ventilación regular y un ambiente helado. Es cierto que las manchas no desaparecerán como por arte de magia (¡habrá que lavarlo en algún momento!), pero al menos limitarás el desarrollo de bacterias y malos olores. Y eso no es todo: las bajas temperaturas ayudarán a que se vuelva más rígido y resistente. Por lo tanto, ya no tendrá un efecto pegajoso, no se arrugará fácilmente y tenderá a rasgarse menos. Finalmente, será mucho más flexible, maleable y cómodo cuando lo vuelvas a usar.

Todas estas ideas son excelentes e inteligentes. Pero tienen un gran inconveniente: su refrigerador, como su congelador, a menudo carece de espacio y su diseño estrecho a menudo le impide almacenar suficiente comida. Por lo tanto, a menos que vacíe regularmente ciertos compartimentos, ¡será difícil meter jeans o zapatos dentro!