Press ESC to close

Los pasos a seguir para desempolvar y limpiar correctamente el calefactor

Una cantidad significativa de polvo se deposita en el radiador todos los días. Esto no solo es antiestético, sino que también puede ser perjudicial para su salud y la de quienes lo rodean. Además, la calefacción sucia y polvorienta será menos eficiente y conducirá a un consumo excesivo de energía. En este artículo te damos un sencillo truco para desempolvarlo rápidamente.

El momento ideal para limpiar el radiador es en verano, justo  antes de devolverlo al servicio de invierno . Además, para mantener su rendimiento, es fundamental realizar el mantenimiento del dispositivo cada semana o incluso cada dos semanas. Es posible desempolvarlo usando las herramientas adecuadas y los métodos correctos.

¿Qué truco adoptar para desempolvar y limpiar la calefacción?

Algunas áreas inaccesibles del radiador pueden ser difíciles de desempolvar. Por eso es necesario proceder por etapas. Por seguridad, recuerda apagar la calefacción antes de empezar a limpiarla.

  • Desempolve la calefacción con las herramientas adecuadas

Limpieza de radiadores de hierro fundido

logotipo de pinterest

Limpieza del radiador de hierro fundido. fuente: spm

Para comenzar, coloque una toalla debajo de la unidad para proteger el piso. Luego aspire toda la superficie del calentador usando la boquilla más larga de la aspiradora. Este paso se recomienda para  eliminar grandes acumulaciones de polvo.  Si no tiene una aspiradora, envuelva el extremo de una regla de madera o un palo con un paño, asegurando el paño con cinta adhesiva. Limpie las distintas superficies con movimientos hacia arriba y hacia abajo para eliminar la suciedad y el polvo. Repita la misma operación para limpiar los huecos y zonas inaccesibles en la parte trasera del radiador. Es posible utilizar un plumero o un cepillo angulado de la misma manera. Para finalizar el desempolvado, saca el secador de pelo y enciéndelo en frío. Esto ayudará a eliminar el exceso de polvo que pueda atascarse en los componentes del disipador de calor. Aspire alrededor del radiador nuevamente y barra el área para eliminar la suciedad de los muebles y las superficies circundantes.

Para un resultado impecable, utilice una esponja impregnada de agua tibia, detergente líquido y vinagre blanco para limpiar todas las superficies de la estufa. Deja actuar la mezcla durante unos minutos. Todo lo que tienes que hacer es enjuagar con un paño húmedo para eliminar los residuos del producto y secar con una toalla limpia. Este último paso ayuda a prevenir la posterior aparición de óxido en el dispositivo.

¿Por qué es importante limpiar y mantener la calefacción?

El radiador, como muchas superficies del hogar, requiere una  atención especial  a la hora de limpiarlo. Aquí están las razones:

  • Desempolva la calefacción para preservar tu salud

El radiador es un auténtico nido de bacterias y ácaros. Estos patógenos transmitidos por el polvo a menudo prosperan en ambientes cálidos y húmedos. La calefacción es un ejemplo perfecto. Así que al encender este aparato, el aire caliente se llevará todas estas partículas de polvo  que pueden ser muy dañinas para tu salud y la de los que te rodean.

  • Limpia la calefacción para reducir tu consumo energético

Factura de energía

logotipo de pinterest

Factura de energía. fuente: spm

Un radiador sucio y polvoriento ya no podrá distribuir correctamente el calor dentro de la casa. Este polvo que se deposita en todas partes del dispositivo también reducirá el rendimiento de su dispositivo. Por lo tanto, necesitará más energía para calentar la habitación, lo que aumentará su factura de electricidad.

Como habrás entendido, es importante desempolvar el radiador regularmente. Siguiendo estos pasos de limpieza, podrás mantener tu radiador en perfectas condiciones y garantizar su óptimo funcionamiento.