Press ESC to close

La humedad está dañando tu hogar: el truco de las abuelas inteligentes para resolver este problema para siempre

En invierno, los días suelen ser lluviosos, lo que acentúa la humedad de los muros exteriores y fachadas. Dentro de la casa, el aire también está cargado de humedad que no puede escapar. Vemos pues la aparición de un problema de condensación y por consiguiente de moho. Afortunadamente, hay algunos consejos a seguir para prevenir la humedad y proteger tu hogar. ¡Te explicamos!

Mancha de moho en el techo

pinterest-logo

Mancha de moho en el techo. fuente: spm

El papel principal del techo de la casa es proteger la casa de la lluvia y el mal tiempo. Esta es sin duda la parte de la casa que más degradación ha sufrido. La infiltración de agua puede penetrar los materiales y dañarlos. En este artículo, descubre cómo prevenir la humedad provocada por el agua de lluvia, gracias a unos sencillos consejos de aplicación.

La humedad daña tu hogar

Además del daño estético, la humedad favorece la proliferación de esporas de moho. Es capaz de deteriorar el material de construcción y debilitarlo, hasta el punto de provocar filtraciones de agua o depósitos de salitre. Gran amigo de los problemas de humedad, este depósito de sales minerales puede causar otros daños a largo plazo.

Al igual que su hogar , la humedad también afecta su salud. Según los especialistas del instituto médico de la Clínica Mayo, cuando respiras las diminutas esporas de moho, tu cuerpo las ve como invasores extraños y desarrolla anticuerpos alergénicos para combatirlas. Esto provoca síntomas como congestión nasal, irritación y picor en los ojos, la nariz o la garganta.

Moho en la pared

pinterest-logo

Moho en la pared. fuente: spm

¿Cómo prevenir la humedad?

Más vale prevenir que curar ! Para evitar todas las consecuencias nocivas de la humedad, conviene seguir los consejos para remediarla.

  • Impermeabilización de la casa para luchar contra la humedad

La humedad puede afectar su hogar. Los problemas de sellado, las fugas de agua o las grietas en el techo o las paredes pueden provocar la infiltración de agua en su hogar. Afortunadamente, estas molestias no son invencibles. Impermeabilizar tu hogar es una buena forma de prevenir las humedades. Puedes hacerlo tú mismo o contratar a un profesional, tratando la impermeabilización de las paredes y techo de la casa con un hidrofugante superficial.

  • Restaurar paredes agrietadas para evitar humedades

Con la lluvia y el desgaste, pueden aparecer grietas en el exterior de las paredes. Es imprescindible restaurarlos para evitar la infiltración de humedad en el interior de la casa. Para ello, es necesario identificar el tipo de grietas para subsanarlas rápidamente.

  • Calor para evitar la humedad.

La calefacción tiene un efecto significativo sobre la humedad. Un descenso repentino de la temperatura puede hacer que se acumule humedad y provocar condensación. Así que asegúrese de mantener la temperatura dentro de su hogar a por lo menos 18°C. Además, recuerda también favorecer la circulación del calor entre las diferentes estancias, abriendo las puertas que sirven de separación.

  • Ventilar para dejar salir la humedad.

Opción low cost, ¡airear tu hogar es fundamental! Considere abrir sus ventanas para permitir que el aire húmedo salga de la casa. Abra todas las ventanas en las diferentes habitaciones de la casa para ayudar a la circulación del aire. Sin embargo, mantenga las ventanas cerradas en los días de lluvia, simplemente porque el aire húmedo aumenta la humedad dentro de su hogar.

  • Deshumidificadores y acondicionadores de aire para reducir la humedad

Para reducir la humedad en el aire, los deshumidificadores y acondicionadores de aire pueden ayudar. Utilice estos dispositivos, especialmente en climas cálidos y húmedos, para reducir y absorber la humedad. Tenga cuidado, asegúrese de que estos dispositivos no se conviertan en contaminantes biológicos con el tiempo.

  • Evite el vapor del baño y la cocina para eliminar la humedad.

Es recomendable mantener las puertas de la cocina y el baño cerradas y tapar siempre las ollas y sartenes sobre el fuego al cocinar. Esto es para evitar que el vapor se propague por la casa y acentúe el fenómeno de la condensación.

Además, si los mohos aparecen en las paredes o en el techo, lo mejor es utilizar medios naturales para erradicarlos. A saber, vinagre blanco, bicarbonato de sodio o incluso limón.

Como habrás entendido, la humedad puede ser el origen de diversos problemas. Tomar medidas para reducir o eliminar los efectos de la humedad y el moho es su mejor defensa.