Para reparar los golpes de granizo puedes confiar en un remedio muy sencillo, rápido y sobre todo económico: probar para creer.

abolladura del coche

Los veranos italianos se caracterizan cada vez más por olas de calor abrasadoras que hacen que el mercurio supere los 40 grados. Este calor intenso, que también afecta a lugares normalmente más fríos, como zonas montañosas y montañosas, suele durar muchos días o incluso semanas. Precisamente esta profunda anomalía térmica también desencadena tormentas muy peligrosas . Las lluvias, de hecho, son cada vez más intensas y los chubascos crean ahora a menudo una serie de inconvenientes. Entre los diversos fenómenos considerados de gran riesgo se encuentran también las granizadas , que se caracterizan cada vez más por piedras enormes.

Cómo reparar los golpes de granizo: el método es infalible

Cuando las tormentas de granizo azotan con especial violencia, pueden causar daños importantes tanto en casas como en coches. De hecho, el granizo puede provocar abolladuras incluso muy grandes y especialmente difíciles de reparar .

Granizada

Muchas personas optan por acudir a su mecánico de confianza para reparar los golpes provocados por el granizo, pero la intervención del especialista supone un gasto nada baladí.

La alternativa es intentar intervenir de forma independiente o dotándose de las herramientas necesarias para intentar reparar el daño. Lo primero que necesitaremos es un gancho, sobre el que pondremos pegamento caliente y luego lo posicionaremos en la protuberancia.

En este punto debemos utilizar un kit de reparación de abolladuras, que también se puede encontrar fácilmente en Amazon. Como podéis ver claramente en el vídeo, el objetivo es fijar el kit con el gancho que colocamos en el bloque y ir a tirar.

Lo importante no es tirar todo de un solo golpe, sino hacer pequeños movimientos hasta que se desprenda el anzuelo. Un pequeño chequeo será suficiente para notar que el bulto ha disminuido.

Al repetir la operación una segunda vez, la protuberancia disminuirá aún más, desapareciendo casi por completo. Si queda algún pequeño boceto podemos proceder una tercera vez pero con un gancho más pequeño.

Aunque la abolladura no desaparece del todo, con este sistema conseguiremos reducirla notablemente hasta casi desaparecer.

Con este método lo solucionas todo: sólo tienes que probar

Cuando disparas con el kit pueden surgir otros problemas. Por ejemplo, puede ocurrir que la carrocería se salga un poco demasiado. En este caso , basta con utilizar un martillo que normalmente se suministra junto con el kit de reparación de abolladuras.

Golpes de granizo

Alternativamente, puedes utilizar un simple destornillador, obviamente en el lado del mango. Incluso en este caso no podremos hacer que todo desaparezca pero los daños seguramente serán mucho menos visibles.

Evidentemente, si quieres un trabajo perfecto, puedes recurrir a un profesional que podrá dejar tu coche como nuevo. Sin embargo, como hemos dicho, este trabajo por parte de un mecánico experto requiere un gasto considerable.

Con esta sencilla técnica, sin embargo, podemos reducir de forma drástica y rápida el problema de los grumos provocados por el granizo, y además gastando muy poco.