Con el paso de los años, las almohadas se vuelven amarillas… Aunque solemos lavar las fundas de las almohadas con regularidad, ¡rara vez las almohadas pasan por la lavadora! Resultado: la transpiración deja halos amarillos que no se desvanecen. Para no tener que comprar almohadas nuevas, aquí tienes un truco eficaz para devolverles su blancura inicial.

Un truco económico para quitar las marcas amarillas de tus almohadas viejas

¡Las almohadas con marcas amarillas ya no son inevitables! No es necesario tirarlos una vez que aparecen estas marcas amarillentas, hay consejos para ayudarlo a deshacerse de ellos y limpiarlos fácilmente.

¿Cómo quitar estas manchas amarillas?

Primero, antes de hacer este truco, asegúrate de poder lavar la almohada en la lavadora revisando la etiqueta. En general son lavables (a máquina) salvo almohadas específicas como las que tienen memoria de forma.

¿Qué ingredientes necesitas para este truco?

  • agua muy caliente
  • 100 gramos de bórax (o cristales de soda)
  • 200ml decolorante
  • 100 gramos de detergente para lavavajillas (polvo)
  • 100 gramos de detergente para ropa en polvo

Como proceder ?

Llenarás tu lavadora a 1/3 de su capacidad con agua muy caliente. Luego agregue el detergente en polvo, lejía, cristales de soda.

Inicie su lavadora eligiendo el programa más caliente (90° preferiblemente). Haga funcionar la máquina durante unos minutos para que los productos se mezclen bien.

Una vez que estos ingredientes estén bien descompuestos en el agua, abre la máquina y agrega tus almohadas amarillentas. Es mejor lavarlos en parejas, para mantener el equilibrio del tambor durante la fase de centrifugado.

Luego, cerrarás tu máquina y dejarás que termine tu ciclo de lavado. Programe un enjuague extra, para un lavado más eficiente y completo.

Después de completar su ciclo de lavado, coloque sus almohadas. Si decides lavar tus almohadas, es mejor hacerlo cuando hace sol para que puedan secarse al aire libre. El secado al aire libre es una solución más natural y económica que la opción de la secadora, y los rayos UV ayudarán a blanquear las almohadas.

Si la almohada está boca abajo, elija el secado al aire. Si es sintético, elige una temperatura baja (para el secado).

Normalmente, si has seguido las instrucciones al pie de la letra, ¡tus almohadas quedarán blancas como nuevas! Di adiós a las almohadas amarillas provocadas por la transpiración y aplica este método sin más dilación.

¡Ahí tienes, tus almohadas están todas limpias y han recuperado su blancura ! ¡No más almohadas amarillentas por la transpiración! Puedes realizar este lavado 1-2 veces al año.

Los cristales de soda están disponibles en secciones especializadas de supermercados, tiendas de bricolaje, etc.

Para máquinas de ojo de buey:

Si tiene una máquina de ojo de buey, elija el programa de temperatura más alta y luego agregue los ingredientes gradualmente después de encender la máquina.

Otra técnica de lavado:

en un recipiente grande, remoja tus almohadas amarillentas durante la noche con todos los ingredientes indicados, luego mételas en la lavadora al día siguiente.

Todavía es recomendable cambiar las almohadas cada dos años si son de plumón o plumas. Los de látex tienen una vida útil más larga. Recuerda también darle la vuelta regularmente para evitar dormir siempre del mismo lado.