¿Por qué deberíamos dejar un bizcocho en el congelador? Aquí está su utilidad secundaria que pocas personas conocen. 

Esponja en el congelador

Todos conocemos bien el clásico bizcocho para platos, el amarillo y verde formado por una cara blanda y otra abrasiva. Lo utilizamos a menudo para lavar y desengrasar platos, para limpiar el baño o muchas otras superficies y objetos. Su uso principal es generalmente para limpieza. Sin embargo, existe otra forma totalmente inesperada de emplearlo. Averigüemos juntos.

La esponja para platos 

Los bizcochos para platos amarillos y verdes son muy comunes y muy versátiles, y se encuentran prácticamente en todas las cocinas. Estas esponjas, utilizadas principalmente en la cocina para lavar los platos, están diseñadas con un lado más suave, normalmente de color amarillo, y un lado más áspero, de color verde. También existen en el mercado otros colores y diferentes formas, pero la composición siempre incluye una parte más grande y más suave y una parte más fina y rugosa . Gracias a su estructura son perfectos para diferentes tipos de limpieza, tanto en la cocina como en otros ambientes domésticos y no domésticos.

esponja para platos

El lado suave es ideal para enjabonar y limpiar suavemente, mientras que el lado áspero es particularmente eficaz para eliminar la suciedad rebelde, como la de ollas y sartenes. Indispensables para una limpieza eficaz, estas esponjas son una valiosa herramienta para simplificar las actividades de lavado de platos y más , especialmente si se acompañan de jabón o desengrasante. Sin embargo, como ocurre con muchos objetos que pueblan nuestros hogares, estas esponjas también tienen un uso alternativo que implica colocarlas en el congelador.

Esponja en el congelador, una solución alternativa

¿Por qué deberíamos poner el bizcocho para platos en el congelador? Definitivamente no para conseguir un mejor resultado a la hora de lavar los platos. De hecho, para el uso que le daremos es recomendable utilizar una esponja nueva . En primer lugar, aunque sea nuevo conviene lavarlo para ablandarlo y, de paso, higienizarlo adecuadamente. Una vez hecho esto, coge una bolsa de comida hermética y coloca el bizcocho en su interior, que luego podrás colocar en el congelador.
En poco tiempo, en función del tiempo de refrigeración de tu electrodoméstico, habrás transformado un simple  bizcocho para platos en algo realmente útil, es decir, un “hielo instantáneo” casero, útil tanto para hematomas como para la fiebre o incluso para mantener la temperatura en la nevera.

Esponja en lugar de hielo

De esta forma tendremos un objeto versátil y completamente reciclable , ya que a diferencia de los geles refrescantes que se pueden adquirir en el mercado, la esponja siempre se puede “descongelar” para utilizarla en el lavado de platos o en la limpieza de superficies o azulejos en casa. Además, su reducido tamaño también lo hace muy práctico para guardar en el congelador sin reducir el espacio destinado a los alimentos. Y si cuando lavamos los platos utilizamos la esponja con detergente, ¿por qué no refrigerarla también?

Detergente en el congelador

Al igual que la esponja, el detergente para platos también es muy útil si está congelado. Se puede verter fácilmente en una bolsa hermética y luego colocarlo en el congelador para obtener un objeto muy similar a las bolsas que contienen gel refrescante. Además en este caso tendremos un producto útil para diferentes necesidades y que tiene mucho menos impacto en el medio ambiente que nos rodea.