Debido a su gran número de usos, el horno es uno de los electrodomésticos que más suele ensuciarse. Para limpiarlo no hace falta echar mano de productos químicos porque existe una solución 100% natural: la sal. Descubre cómo eliminar la suciedad y los restos de grasa de tu horno con este ingrediente.

¿Sabías que la sal podría venir a tu rescate si tu horno está sucio y lleno de manchas de grasa? ¡Gracias a sus propiedades antibacterianas y astringentes, puede limpiar profundamente este dispositivo y hacerlo brillar!

¿Qué pasa si pones sal en el horno?

Usa el horno de la cocina

pinterest-logo

Usa el horno de la cocina – spm

Si estás acostumbrado a preparar tus platos en el horno, ya sabes con qué facilidad se puede ensuciar este electrodoméstico. Dado que a menudo es difícil y agotador limpiar las manchas de grasa que quedan, puedes utilizar un ingenioso truco con la sal de mesa. De esta manera puedes limpiar cualquier mancha de aceite o comida que se haya quedado en el horno. Para empezar, mezcla unos veinte segundos 250 gramos de sal gruesa en un litro de agua (la sal debe estar derretida), luego vierte esta solución natural en los platos, deja actuar durante una hora, notarás que este ingrediente astringente se ha absorbido. toda la suciedad y restos persistentes de grasa. Todo lo que tienes que hacer es limpiar con un paño ligeramente húmedo.

Consejos de limpieza a base de sal

Sal en una cuchara de madera

pinterest-logo

Sal en una cuchara de madera – spm

Es eficaz porque la sal tiene cualidades antibacterianas y puede limpiar las manchas de diferentes superficies. Por lo tanto, las áreas donde no se pueden rociar soluciones químicas ácidas se pueden desinfectar con este ingrediente. Puede usar sal fina mezclada con detergente líquido para limpiar un fregadero de acero inoxidable.

La sal gruesa también es una solución adecuada. Te permite eliminar manchas de moho pero también olores desagradables en diferentes zonas de la casa como en el baño. ¿La ventaja? Es un ingrediente natural que no supone ningún peligro para los niños, los animales o tu piel, como ocurre con los detergentes químicos.

Los usos más habituales de la sal en el saneamiento doméstico

La sal es sumamente útil para limpiar muebles de madera, si se combina con limón. Para cualquier accesorio de madera en la cocina, puedes usar sal gruesa o fina y una esponja para frotar los objetos.

Al mezclar sal, vinagre o jugo de limón y unas gotas de jabón para platos, puedes limpiar el interior del refrigerador e incluso los gabinetes de la cocina. Estas superficies se volverán más blancas y te desharás de las bacterias durante mucho tiempo.