Una bebida energética hecha en México, la chía fresca es una refrescante limonada hecha de semillas de chía y fruta fresca. Suficiente para ceder sin culpa a una dulce tentación de verano.

 

Chía

Originaria de México, la chía (pronunciado kia) es perfecta para aumentar tu vitalidad. De hecho, este superalimento está muy bien dotado de proteínas (nueve aminoácidos), lípidos (omega-3 y 6), antioxidantes (incluida la quercetina), minerales (potasio, calcio, magnesio y sodio), oligoelementos (hierro, zinc y cobre) y vitaminas (B, C y E).

Gracias a su triptófano (uno de sus aminoácidos), te ayuda a dormir mejor al promover la producción de melatonina y serotonina. Un verdadero remedio natural contra el estreñimiento, apoya la eliminación de toxinas, regula el tránsito y garantiza la buena salud de la microbiota. Ayuda a controlar el azúcar en la sangre y quemar grasa. ¿Quieres perder peso? Te encantará saber que la semilla de chía se hincha bajo el efecto del agua y se convierte en una especie de gel: mucílago. ¡Efecto supresor del apetito garantizado!

Lea también: ¿Por qué siempre debe mantener el papel higiénico en el armario? La solución efectiva a un problema común

Pero, a pesar de que está lleno de beneficios, puede ser irritante más allá de 30 gramos por día. Si padece ciertas afecciones médicas (incluida la hipotensión) o está recibiendo tratamiento médico, busque el consejo de su terapeuta antes de adoptarlo.

Arándano

No tiene nada que envidiar a sus competidores, las bayas de acai y goji. Aliada con la vitalidad, esta pequeña fruta ácida multiplica las cualidades. Gourmet sin ser demasiado dulce, muestra una composición nutricional de lo más atractiva. Bajo en calorías (57 kcal por 100 g), está muy bien dotado de antioxidantes (flavonoides), fibra, vitaminas (A, B, C, E y K), minerales (potasio, fósforo, magnesio y calcio) y oligoelementos (hierro, cobre, zinc, manganeso y sodio). En términos de propiedades, el arándano es excelente para la microbiota, el metabolismo, el sistema inmunológico, la buena salud cerebral, así como la prevención de ciertos cánceres (mama) y enfermedades cardiovasculares.

Rodajas de lima

Lima

También conocido como lima, este cítrico es un verdadero cóctel de vitalidad. Te aporta vitaminas (B, C y E), minerales (calcio, magnesio, potasio y fósforo), fibra, oligoelementos (zinc y hierro asimilable) y antioxidantes (flavonoides). Antiviral, desintoxicante y alcalinizante, la lima promueve la buena digestión, aumenta las defensas inmunes, regula el colesterol y la presión arterial.

Hojas de menta 2

Menta

Rico en antioxidantes, hierro, manganeso y vitamina K, alivia resfriados, dolores de cabeza y picaduras de insectos. Apreciada por sus virtudes digestivas, esta planta calma el estómago, limita el reflujo ácido, apoya el hígado y ayuda a eliminar toxinas. Tenga en cuenta que su mentol, un compuesto orgánico que estimula los receptores reactivos al frío en la boca, le brindará una agradable sensación de frescura. ¡Suficiente para que sea un ingrediente esencial de tus bebidas de verano!

Jarabe de agave

Extraído de un cactus mexicano, este jarabe natural con un sabor suave seduce con su composición rica en minerales (calcio, hierro, potasio, magnesio y silicio) y fibra (inulina). Otra ventaja es su poder edulcorante superior al azúcar blanco y un bajo índice glucémico (20 para un jarabe artesanal de calidad).

Lea también: ¿Con qué frecuencia se deben cambiar las esponjas para platos? La duración que está prohibido exceder

Para 2 vasos de chía fresca:

  • 50 cl de agua
  • 50 g de arándanos
  • El jugo de 1/2 lima
  • 1 cucharada de semillas de chía
  • 1 cucharada de jarabe de agave (opcional)
  • Algunas hojas de menta
  1. Lavar los arándanos y mezclarlos con el agua.
  2. Mezcle cuidadosamente las semillas de chía con el puré de arándanos para que este último no se agrupe. Agregue el jugo de limón y el jarabe de agave. Mezclar y refrigerar durante unos quince minutos.
  3. Verter en dos vasos. Servir frío. Bien

El pequeño +

Dependiendo de tus deseos, puedes crear diferentes chía fresca alternando frutas de temporada (kiwis, manzanas, frambuesas, pomelos…), hierbas y especias (albahaca, cúrcuma, jengibre, verbena…), e incluso añadiendo aceite esencial (menta, bergamota, por ejemplo), o utilizando agua de coco o agua con gas.

Lee también: Haz que tus ojos sean más grandes, más expresivos y más hermosos con estos 7 consejos de maquillaje