Votada como el alimento de la felicidad, por muchas encuestas, la pizza es uno de los platos favoritos de personas de todo el mundo. Sabrosa y sabrosa al mismo tiempo, ya sea cargada o simplemente vegetariana, llena de salsas y queso, la pizza sigue siendo un plato agradable que a menudo compartimos con familiares y amigos. Sin embargo, implica ciertas reglas de oro para no estropear la experiencia culinaria. ¿Sabías en particular que no debes usar un cuchillo para cortarlo? Entonces, ¿cuál es el verdadero corte italiano y cómo prepararlo bien en casa? Te lo contamos todo.

comer una pizza

logotipo de pinterest

Comer pizza – Fuente: spm

¿Cuál es la mejor manera de cortar una pizza?

¿Cómo sueles cortar las porciones de pizza? Sepa que el cuchillo y el tenedor están absolutamente prohibidos: ciertamente, en términos de decoro y decoro, la etiqueta social dicta que manejemos nuestros platos con cubiertos. Pero, para la pizza es otra historia. Si usas un cuchillo y un tenedor, inmediatamente alteras su textura, lo que romperá la armonía de su sabor que tanto seduce a las papilas gustativas.

Por eso, el consejo de los expertos es encontrar la manera de hacer cortes lo más precisos posible, de forma clara y limpia. Solo entonces corre el riesgo de dañar la masa. En este sentido, por lo tanto, sería más apropiado utilizar unas tijeras o una herramienta similar para dividir quirúrgicamente la pizza. Por norma general, es recomendable tener a mano un cortador de pizza de acero inoxidable, este es el famoso rodillo que te permite tener rebanadas perfectas.

Es cierto que también es posible usar un cuchillo grande, cuya hoja debe estar especialmente afilada. Lo importante es asegurarse de que todos los ingredientes en la parte superior de la pizza se mantengan intactos tanto como sea posible. Es por eso que el corte debe hacerse con cuidado. Lo ideal es que pidas al restaurante en el lugar o en casa que te tengan rebanadas ya bien divididas.

Y para los grandes gourmets que no quieren perder el tiempo, recomendamos un método muy simple: no cortes la pizza, dóblala por la mitad, repite la técnica nuevamente y ¡obtendrás así una porción gigante!

preparar masa de pizza

logotipo de pinterest

Preparar masa de pizza – Fuente: spm

Algunos consejos para preparar la pizza italiana perfecta en casa

Hacer pizza  en casa no es tarea fácil. Por eso, la mayoría de la gente prefiere comerlo directamente en el restaurante o que se lo lleven a casa. Y por una buena razón, si lo preparas en tu cocina, hay una serie de precauciones que debes tomar, de lo contrario podría terminar en un desastre. Sin mencionar la decepción y la frustración que siguen.

Vamos a tratar de darte algunos pequeños trucos para evitar el desorden y preparar una deliciosa pizza al estilo italiano.

  • Haz tu propia masa

Como sabes, muchas pastas preparadas están disponibles en el mercado. Pero tienen la molesta costumbre de carecer de la elasticidad que necesita la pizza para ser realmente ligera, crujiente y sabrosa. Para evitar decepciones, es mejor preparar la masa en casa.

  • No use un rodillo

La mayoría de las recetas de masa de pizza son relativamente simples: se elaboran con una mezcla de harina de pan, aceite de oliva, levadura y azúcar. Una vez que obtenga una pasta suave, es hora de amasar. Si bien puede ser una buena idea usar un rodillo, los verdaderos profesionales de la pizza saben que el único método auténtico es a mano. Si has hecho tu masa correctamente, todo lo que tienes que hacer es darle la vuelta y estirarla sobre una superficie de trabajo para conseguir la forma adecuada.

  • No sobrecargues tu pizza

Llega el momento de la guarnición. Una vez que unta su salsa de tomate, se siente tentado a incorporar una variedad de ingredientes para hacer que su pizza sea aún más gourmet y deliciosa. Sin embargo, ten en cuenta que será muy difícil maniobrarlo y cocinarlo correctamente si lo sobrecargas con elementos innecesarios. Aunque es muy tentador rellenarla con carne y queso, recuerda que demasiados ingredientes pueden hacer que tu pizza se empape y distorsione su sabor.

  • superficie precalentada

Uno de los pasos más importantes en la preparación de una pizza es colocar la masa sobre una superficie perfectamente precalentada. Si descuidas este paso, corres el riesgo de que te quede una masa medio cruda y pastosa en el centro. Así que no dudes en precalentar tu horno unos minutos antes para ahorrar algo de tiempo a la hora de cocinar la pizza.

  • Alta temperatura

Antes de la instalación en el horno, es importante verificar la temperatura. Excepto que, como probablemente sepa, los hornos de pizza profesionales no funcionan de la misma manera que los hornos domésticos. Sin embargo, para crear el equilibrio perfecto entre crujiente y suave, el secreto está precisamente en ajustar la temperatura.Tenga en cuenta que para conservar los sabores del relleno y para una cocción rápida, la pizza debe cocinarse al menos a 400 °C.

Obviamente, su horno tradicional no supera los 300°C, o incluso a veces menos. Y por una buena razón: la mayoría de los platos cocinados se cocinan entre 180 y 200 °C. Entonces, aquí estás en problemas. ¿Cómo puede hacer que su pizza sea un éxito si su horno no puede acceder a un calor tan alto? Pues la única solución es primero poner la temperatura a la máxima potencia para que la masa suba correctamente y luego alargar un poco más la cocción, controlando periódicamente para evitar los pasos en falso.

Advertencia: si la cocción es demasiado lenta, el relleno de la base puede empapar la masa y ya no quedará tan crujiente como te gustaría. Cuanto más tarde en cocinarse la pizza, más se humedecerá la corteza, se encogerá y se volverá menos sabrosa.

Si el dispositivo se precalentó en gran medida cuando metiste la pizza en el horno, puedes contar entre 12 y 15 minutos de cocción. ¡Y no te olvides de echar un vistazo durante todo el proceso!