Press ESC to close

Aquí se explica cómo cultivar lechuga en casa.

¿Eres fan de la comida orgánica? ¿Ha escuchado que para obtener frutas y verduras de calidad se requiere una cantidad sustancial de dinero? Si es así, piénsalo de nuevo: puedes disfrutar de una dieta saludable y libre de químicos cultivando tus propias frutas y verduras. En este artículo, descubra los 11 consejos infalibles para cultivar una cantidad significativa de lechuga en casa. 

La lechuga es una planta herbácea de la familia Asteraceae. Como una de las verduras más consumidas en el mundo, constituye la mayor parte de nuestras ensaladas. Muy bajo en calorías , aporta muchos  minerales y oligoelementos  que cuidan el organismo.

Además,  su alto contenido en fibra  la convierte en una verdura adelgazante por excelencia. Lechuga para cortar, batavia, romana o rubia, se presenta en varias variedades para satisfacer todos los gustos. Si quieres cultivar lechuga en casa, hay 11 sencillos consejos para poner en práctica.

1. Opta por un cubo de tamaño mediano

Para evitar la etapa de siembra,  compra tus lechugas directamente en cubos . Para plantar esta hortaliza, elige una maceta mediana , preferiblemente de barro. Fórralo con una bolsa de plástico antes de plantar las semillas. Haga algunos agujeros en la bolsa para evitar que el agua se acumule en el recipiente.

2. Limpiar el contenedor

Antes de plantar las semillas, asegúrese de  limpiar su recipiente . De hecho, si usa una maceta reciclada, el riesgo de que  una lechuga se infeste con bacterias peligrosas para la salud  o huevos de insectos no es menor. Para tener una planta sana, entonces será necesario eliminar toda la suciedad contenida en la maceta.

3. Elige tierra fresca

Para plantar lechugas, lo mejor es utilizar  tierra de huerta  o una tierra con arcilla comprada en la tienda. En efecto, esta tierra fresca aporta nutrientes a tu plantación y mantiene una buena aireación de sus raíces.

4. Siembra unas 12 semillas

Esparza unas  doce  semillas de lechuga en la maceta y cúbralas con tierra.

5. Rocíe agua sobre las semillas.

Para humedecer la planta,  utilice una botella de spray de agua . La lechuga no necesita mucha humedad para crecer. Sin embargo,  es rico en agua y puede ayudar a satisfacer las  necesidades de líquidos de una persona.

6. Regar la planta cada dos días

El riego frecuente es importante para cultivar lechuga en casa. Es necesario verificar regularmente si el suelo está húmedo. Sin embargo, rocíe  unas gotas de agua cada dos días  para asegurarse de que las semillas reciban suficiente nutrición.

7. Mantén la planta fresca

Las raíces de la lechuga son muy frágiles y las plantas deben mantenerse frescas para que no se sequen.

8. Coloca la planta en un lugar soleado

Es recomendable colocar el cubo en un lugar soleado para proporcionar a la planta  la luz que necesita . De hecho, la lechuga necesita 16 horas de luz solar al día para crecer bien.

9. Ilumínalo con una lámpara fluorescente

Si vives en un lugar con poca luz solar, puedes invertir en una  lámpara fluorescente  para satisfacer las necesidades de luz de tu planta. Es recomendable dejar las plantas 14 horas bajo la luz.

10. Usa fertilizantes naturales

Para alimentar a tu planta, puedes utilizar  abonos orgánicos . El estiércol de ortiga  es un fertilizante natural rico en nitrógeno que estimula el crecimiento de las plantas. Aplíquelo una vez por semana, luego reduzca la frecuencia de uso de acuerdo con el crecimiento de su planta.

11. Cosecha las hojas de lechuga

Finalmente, cuando su lechuga haya alcanzado un tamaño decente, coseche  las hojas exteriores . Deje que los que están dentro crezcan gradualmente antes de sacarlos.