Press ESC to close

¡Aquí le mostramos cómo cocinar su pasta a la perfección!

El espagueti es sin duda uno de los platos italianos más famosos, y la forma más popular de cocinarlo es tomar una cacerola profunda, llenarla con agua fría y esperar a que hierva, luego sumergirla en una cacerola y agregar los espaguetis. Aparentemente, esta no es la forma correcta, ¡así es como ahora tendrán que cocinarse!

Parece que toda la vida nos han enseñado la manera incorrecta de cocinar los espaguetis, existe un método que acelera el proceso de cocción y también proporciona un líquido que se puede usar para salsas.

La manera eficiente de cocinar espaguetis

Lo primero que debe hacer es usar una sartén, en lugar de una cacerola profunda. Suena extraño pero es realmente efectivo. A continuación, tome los espaguetis y póngalos en la sartén, luego vierta agua fría sobre ellos hasta que cubra toda la cantidad de espaguetis.

El agua fría evitará que los espaguetis se peguen y agregarás menos agua de lo habitual, porque esta vez usarás una sartén en lugar de una cacerola profunda.

La pasta se cocinará eficientemente y luego podrás usar el agua para otros platos o salsas. Es mucho más simple como método de cocción, ahorra tiempo y energía.

Para ayudarte a elaborar platos deliciosos y sabrosos ahorrando esfuerzo, tiempo y obteniendo los mejores resultados, existen otros consejos para preparar tus platos favoritos.

Otros consejos de cocina

asado lento

Este método extrae el máximo sabor de las verduras y asegura un acabado parejo en gran parte de la carne . El calor rápido y alto puede secar la parte exterior antes de que se cocine el centro. Necesitarás tiempo. Incluso los tomates se vuelven sabrosos porque el calor lento elimina lentamente el agua y concentra su sabor. Son excelentes en una ensalada de pasta simple o servidos con ricota en tostadas.

Escalfar

No debe confundirse con hervir, escalfar es el arte de cocinar en un líquido con sabor a fuego lento. El resultado: un plato bien condimentado y húmedo. El escalfado permite más libertad para cocinar un alimento, lo que lo convierte en una técnica de elección para pechugas de pollo rellenas o filetes de pescado que pueden cocinarse fácilmente o cocinarse de manera desigual a fuego alto. El caldo le da sabor al plato mientras se cocina, así que no escatimes en el condimento. Las cebollas verdes, las especias y las hierbas frescas son buenas adiciones.

Blanquear y enfriar

La mejor manera de conservar el color y los nutrientes de las verduras es hervirlas brevemente en agua (blanquearlas) y luego enfriarlas rápidamente en agua fría con cubitos de hielo. Esta técnica también permite reafirmar la pulpa de una fruta desprendiendo la piel, lo que facilita el pelado (melocotones o tomates, por ejemplo). Y también funciona con las hierbas: escalde y saltee la albahaca antes de hacer un pesto para obtener una salsa que mantenga el color verde claro. Incluso después de ser mezclado con pasta caliente o almacenado durante varios días.

Macerar

Probablemente esté familiarizado con el placer de macerar frutas frescas de verano, dejándolas a un lado para suavizarlas en una capa de azúcar para extraer los jugos sabrosos. Pero esta técnica de ablandamiento también funciona con alimentos salados, utilizando sal en lugar de azúcar. Frote las hojas de col rizada con sal y el jugo de limón las suavizará para una ensalada cruda. Macerar las cebollas en un baño de sal y vinagre suavizará su sabor y también oscurecerá su color.